El campo de los estudios migratorios tiene uno de los más extensos recorridos desde la construcción institucional del Estado. La migración se encuentra en la constitución misma de la Carta Magna de 1853, en la ley Avellaneda de 1876 y marca el rumbo del período embrionario de la sociología en Argentina a partir de los textos de Ramos Mejía, Bunge, Álvarez, luego de Ingenieros, configurando una primera mirada positivista de la población migrante, que elaboró clasificaciones y tipologías con respecto a los arribados. A mediados del siglo XX, los flujos de posguerra y los aportes de Gino Germani revitalizan la temática que siempre está ahí, omnisciente, pero presente en múltiples manifestaciones y representaciones sociales.

   La historiadora Laura M. Zang (2020) en su tesis titulada Los herederos de la crisis: redes sociales e inmigración de suizos en las colonias del alto Paraná Misiones (1920-1939), realizó un recorrido histórico sobre el arribo de inmigrantes de origen suizo en el norte de Misiones. El interés de la investigación radica en su pretensión metodológica por incluir distintas voces en la construcción de sus hipótesis de trabajo. Particularmente, con la utilización de la microhistoria, reconocemos en el transcurso de la investigación el diálogo de la autora con una extensa revisión bibliográfica junto con el material obtenido de las entrevistas, un mapeo geográfico de las colonias suizas del norte de Misiones y la lectura de cartas y memorias escritas por los propios inmigrantes y sus descendientes.

   Rastrear las huellas dejadas por las misioneras tras el borramiento histórico que se ha hecho de ellas y de su amplia labor en el espacio público y productivo local, teatro de operaciones considerado por antonomasia masculino, es el propósito de la obra Historia de Mujeres Misioneras. Localizarlas implicó entablar una lucha contra la linealidad empobrecedora del lenguaje científico, caracterizada por ser androcéntrica, clasista y occidentalizante (Medina, 2021). Dentro de las Ciencias Sociales y Humanas aún falta mucho camino por recorrer para derribar la perspectiva etnocéntrica y patriarcal, puesto que la consecuente cajanegrización (Latour, 1999) sigue operando en el proceso de operacionalización de las investigaciones, ocultando el proceso que las origina y las múltiples heterogeneidades que participan y construyen esos complejos entramados de relaciones, negociaciones y mediaciones que tienen como resultado final los trabajos científicos.

Suscribite!